domingo, 14 de mayo de 2017

Comentario de los girasoles ciegos

"Todos hablaban a menudo de sus padres. Uno de ellos, Tino, con aspecto de cachorro

grande y que tenía cada ojo de un color, estaba orgulloso de su padre porque era picador de
toros además de oficinista. Disfrutábamos cuando el enorme coche de cuadrillas que funcionaba
con gasógeno iba a recogerle y él aparecía, espigado y grave, en el portal con su espectacular
traje de luces. Otro de los integrantes del grupo de la esquina, Pepe Amigo, se ufanaba de que su
padre cazaba pájaros los domingos en Paracuellos del Jarama: con redes en primavera y con liga
durante el invierno. Tenía su casa, diminuta y pobre, llena de jaulas con jilgueros que cubrían
por las noches para que descansaran de su agitación durante el día. Al padre de Pepe Amigo le
admirábamos porque tenía una motocicleta Gilera con el cambio de marchas en el depósito de
gasolina, de forma que, fuera a la velocidad que fuera, tenía que soltar una mano del manillar
para cambiar de marcha y eso nos parecía una proeza. Y ello a pesar de que era cojo y llevaba
un alza enorme en el zapato derecho.

También recuerdo a los dos hermanos Chaburre, que tenían doce vacas en el patio

interior del edificio y abastecían de leche a la vecindad, que acudía a comprarles con las
lecheras de aluminio. Su padre las ordeñaba y, en las raras ocasiones en que nos dejaban pasar a
verlas, todos pensábamos en el valor que implicaba ordeñar aquellas bestias tan enormes y tan
hoscas.

Podría enumerar las razones por las cuales todos admirábamos a los padres de los

habitantes de la manzana. Ésta fue la única compensación que tuve el día en que se hizo público
que el mío no sólo no había muerto sino que estaba en casa cuidándome desde el interior de un
armario."






Tema: Decepción de Lorenzo al no poder presumir de su padre cuando era niño ante sus compañeros.

Resumen: Lorenzo recuerda como sus compañeros, como Tino admiraba a su padre por ser picador de toros además de oficinista o como Pepe Amigo que decía que su padre cazaba pájaros con redes en primavera y con ligas en invierno y se le admiraba por los trucos y técnicas que usaba para montar en la motocicleta y por último el padre de los Chaburre, que tenía 12 vacas que ordeñaba.
Finalmente destaca la necesidad de contar, al hacerse público el escondite del padre, que su padre no se había muerto si no que estaba cuidando de él desde el interior de un armario.

Estructura: Este texto consta de:
- Una pequeña introducción, basada en la primera línea, que da comienzo a lo que se va a hablar en el desarrollo.
- El desarrollo que recoge el resto del párrafo 1 y 2, donde se expone los ejemplos de los padres de los compañeros de Lorenzo.
- Y por último una conclusión a la que llega Lorenzo en el último párrafo, donde sabe que su padre aunque esté escondido en el armario le sigue cuidando.

Comentario Crítico: 

Nos encontramos con un fragmento situado en la cuarta parte de la obra ''Los girasoles ciegos'', denominada la cuarta derrota: 1942 o ''Los girasoles ciegos''. Este libro es obra del autor Alberto Méndez, publicado en 2004.

En esta parte de la obra se cuenta la historia de un sacerdote que imparte clases en una escuela, donde asiste un alumno, llamado Lorenzo que es de familia republicana y que su padre,Ricardo. se encuentra escondido en el armario de su casa por ser republicano, mientras que para el resto de personas, excepto Lorenzo y su madre, se da por muerto.  Por ello, el sacerdote se enamora de la madre y decide hacer preguntas incómodas al niño y seguirlo hasta su casa, donde acosa a la madre.
Esta cuarta parte esta narrada por tres diferentes narradores; el sacerdote, el niño y el narrador en tercera persona.

Especialmente esta parte se centra en el niño, aquel que recuerda las admiraciones de los padres de sus amigos, reflejados en los párrafos uno y dos del texto. En cambio él es uno de esos que tiene que fingir que no tiene padre y que no ha vivido una infancia con él ni ha podido admirar nada suyo, ya que se suponía que estaba muerto.

Seguramente la situación que vivió Lorenzo la vivieron muchos niños en la época de la posguerra, donde tenían que estar ocultando a sus padres o familiares o a cualquier persona por ser de una ideología y defendedla. La represión que se llevó a cabo por los franquistas tras la Guerra Civil fue muy dura y acabo con la vida de muchas personas.

En ocasiones debemos pararnos a pensar y ser un poco empáticos con aquellos que pasaron por esa época, ¿Lo mejor era seguir escondido toda tu vida con una ideología o afrontar la vida con esa ideología aunque acabaras muerto? Eso fue algo que le hizo reaccionar al padre de Lorenzo cuando forcejearon su mujer y él salió del armario defendiéndola, mostrándose así al sacerdote franquista, quien llamó a los guardias para que detuvieran al republicano, pero este antes de ser fusilado por alguien de su contraria ideología decidió suicidarse por la ventana dedicándole una última sonrisa a su mujer e hijo.

Finalmente es cierto que desde ese momento Lorenzo se quedo sin padre y destrozado pero era su oportunidad de demostrar y contar a sus compañeros que su padre también fue de admirar ante su actuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario